La importancia de tu dolor


Sentir dolor no es algo que se elige. Yo no elijo sentirme rota cuando pierdo a un ser querido. No elijo que la tristeza me arrase y que mis días se conviertan en un continuo "déjatelo sentir, que vendrán tiempos mejores"

Da igual cuál haya sido mi pérdida, si me duele me duele y no puedo hacer nada por evitarlo.



Como sabéis, parte de mi trabajo es acompañar a personas en duelo. No me importa cuál es el motivo por el que están en duelo: la pérdida de un padre, de un hijo, de un animal, de una pareja, de un trabajo... sólo sé que están en duelo y que el dolor que sienten los ha animado a pedir ayuda. Es ya es suficiente para mí, no necesito nada más.

Sin embargo, cada vez más, a medida que las personas que amamos los animales alzamos la voz para decir que la pérdida de nuestros compañeros animales produce un duelo igual de doloroso y de difícil de vivir que cualquier otro, también hay más personas que intentan deslegitimar este proceso.

Últimamente escucho comentarios de todo tipo: "sólo es un animal"; "sois carne de psiquiátrico"; "mucha tontería"; ¿y las personas qué, son más importantes los animales?... y un largo etcétera que podríamos no acabar nunca.


Sin embargo, después de escuchar, leer y sentir muchos de estos comentarios, empiezo a pensar que las personas que hablan así, aun a sabiendas de que hacen daño con su juicio, no lo hacen tanto desde el odio (seguro que algunos sí) sino desde el miedo a la muerte, a la pérdida y al proceso de duelo posterior.

Hay, en nuestra sociedad, un miedo cerval tanto a la muerte como a la expresión emocional. Las personas que validan su duelo, que dicen "puede que para ti no sea importante pero yo tengo todo el derecho a vivirlo", nos sirven de espejo. Su valentía a la hora de vivir la pérdida nos sirve para darnos cuenta de qué relación tengo con la muerte, de cómo he vivido hasta ahora mis pérdidas y, todavía más importante, de si tengo algún tema pendiente que trabajar y esperando, al acecho, a que yo baje la guardia. Y es más fácil transformar ese miedo y ese dolor en rabia y odio hacia los que me hacen de espejo que usarlo como motor de cambio, como luz y guía para volver mi mirada hacia dentro y ver qué parte de mí está reaccionando al dolor de los demás.


Así que, si has perdido a un animal o si estás en proceso de hacerlo, yo te digo:

  • Permítete vivir tu duelo, tus emociones, todo lo que necesites, porque no sólo es válido sino que, además, es real.

  • Aunque duela, no permitas que los juicios de otros te hagan dudar de ti. Cree en tu proceso, cree en ti.

  • El amor que sentías por él y ella es igual de válido, de real y de presente que cualquier otro amor. El dolor por su muerte también lo es.

  • Si te sientes solo o sola en este proceso, busca formas de compartir (por ejemplo los "death café" para hablar del duelo y la muerte por animales), busca a un profesional que te acompañe y rodéate de esas personas que sí respetan tu proceso y que sientes que te hacen bien.

  • El dolor que sientes ahora es proporcional al amor que os unía. A medida que avances en el proceso, el dolor disminuirá, el amor volverá. No pierdas la esperanza.

  • Trátate bien. Bastante doloroso es perder a un ser querido como para, además, castigarse con ideas como "mi duelo es inadecuado" o "puede que los demás tengan razón y lo que siento no es normal"

  • Evita leer comentarios en redes de este tipo. Te hacen daño, te hacen dudar de ti y no ayudan en absoluto. Los demás puede que no te entiendan, pero lo fundamental es que tu te respetes y reconozcas lo que estás viviendo como lo que es: el duelo por un ser muy querido.


NO me importa lo que has perdido, lo que SÍ me importa es que a ti te duele.

Recuerda, has venido a este mundo a amar y a aprender, no a aparentar y a satisfacer.

Yo confío en ti.


116 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo